junio 17, 2006

Normalidad

Después de dos días de furia e ira, ya estoy bien desahogado, bueno me faltó pegarle a alguien pero no se puede tenerlo todo jeje.

La verdad es que me desquité con mi esposa. No pude más y descargué todo mi rencor contra ella. Aproveché que mi hija se había ido a pasear con su abuelita. Fueron momentos muy duros. Yo no podía detenerme. Ella me decía ya ya ya. Pero yo no podía parar y seguía martirizandola con mi furia desencadenada. Fui una bestia, solo me dejé llevar por mis instintos más cabernícolas. No me importó que nos escucharan los vecinos. Ella me pedía que terminara que ya terminara con eso. Pero yo lo estaba disfrutando. Todo el odio acumulado se estaba llendo en cada asote. Cada vez con más ira y con más rabia. Hasta que...

Regresé a la normalidad. Todo había terminado. De esa bestia en que me había convertido ya solo quedaba un animal cansado. Ella me miró a los ojos y me dijo: -Papasito que rico.

3 comentarios:

marmota dijo...

No me quedó claro si tuvisteis una discusión o fue un encuentro pasional ,de todos modos el ontrol en lo primero y descontrol en lo segundo son muy importantes . Un saludo .

medusa dijo...

jajjajjajajjajajaj..
es la mejor forma de tranquilizarse...

jajajjajajajajjajaja

q bueno q todo regreso a la normalidad..

un saludo... :D

Anónimo dijo...

What a great site » » »