noviembre 29, 2006

Ambición

Gracias a la reflexión del acompañante de Kare es que nace este breve post...

Como cualquier persona que usa su cerebro , se me ha hecho costumbre el analizar las cosas que me rodean, tanto lo material como lo social. En varias ocasiones me he cuestionado acerca de lo que necesitamos para vivir bien, para ser felices, para sentirnos realizados. He llegado a la conclusión que lo que yo y sólo yo necesito, no es tener una casototota porque me perdería entre tanto espacio, lo mejor es tener el tamaño de casa proporcional a las personas que vivirán en ella ni más ni menos. Tampoco quiero un mega ultra hiper super velosicoche porque me mataría en la carretera, tan solo quiero un carro el cual pueda trasladarnos a nuestros respectivos destinos rutinarios como el trabajo, viajar a cualquier parte para pasear dandoles satisfacción a mis seres queridos. No quiero cadenas de oro, ni anillos de oro, más que el de matrimonio que representa mi enlace eterno, tampoco un reloj carísimo, solo quiero uno que me dé la hora y que tenga colores agradables a mi parecer. No quiero zapatos de marca ni tenis solo unos que me hagan lucir formal en mi trabajo y tenis cómodos para hacer deporte. En fin, sólo quiero tener lo suficiente para sentirme bien, ni más ni menos.

Para algunos puede sonar conformista, para algunos suena realista, lo cierto es que solo estoy en un nivel de ambición mayor o menor según el indivíduo que lea este post. Todos tenemos nuestras propias metas, idealizamos la forma de vivir que nos gustaría llegar a tener.

Cada indivíduo tiene su nivel de ambición, aunque unos se pasan de la raya, sino me creen nomás preguntenle al Peje.

Llego a la conclusión de que no debemos ambicionar ambiciones de otros, si tienes ambiciones quédate con ellas, has lo que puedas para lograr tus metas y no dejes que la envidia se apodere de tus ambiciones.

noviembre 22, 2006

Historia X - Capitulo IV "Esperanza"

Buscó como loco entre los desperdicios, entre los indigentes ébrios dormidos en el suelo, por las alcantarillas hediondas, por todos los lugares posibles, pero no logró encontrala. Había desaparecido por completo, y para Alex era muy frustrante pensar que alguien más estuviera disfrutando de su hallazgo.

Haber perdido esa botella ocasionó que Alex regresara a su triste estado de ánimo. Esta vez era peor, una mezcla de depresión con enojo, tal como el sabor de un mango verde con picante (¿Se te hizo agua la boca?).

De regreso a su casa, pues no le quedaba más, se encontró con que había dejado la puerta abierta. Alex vivía en una casita pequeña, una recámara, un baño, sala, comedor, en fin lo suficiente para vivir cómodamente. No tenía a nadie de su familia, su madre había desaparecido cuando él tenía cuatro años. Vivía solo desde los diesiocho, su regalo de cumpleaños ese día fue la muerte de su padre en un hospital de quinta, a causa de la cirrosis que le dejó el alcoholismo. Había estado bebiendo desde que su esposa desapareció. Su padre se culpaba porque ese día habían discutido fuertemente, era de noche y él iba llegando a su casa con malas noticias, no tenían dinero para pagar las deudas, ni tampoco había logrado encontrar trabajo para ganarlo. La frustración de la pareja hizo que los reclamos subieran de tono, llegando así a los gritos. En fin una discusión que le pudiera pasar a cualquier pareja, de esas discusiones que vemos en la vida real. Lo que no había sido común fue que la madre de Alex después de ese enfrentamiento con su marido, había salido a comprar la cena con las pocas monedas que les quedaban, más nunca regresó. No hubo respuesta de las autoridades, no hubo ninguna pista, el dueño de la tienda de abarrotes nunca vió a la mujer, no encontraron un sólo testigo que haya visto a la madre de Alex, nunca nadie dió información de Esperanza, que irónico era su nombre. Roberto su padre, siempre recordaba esa noche trágica, nunca pudo reponerse de esa pérdida, a pesar de que peleaban constantemente, él seguía amando a Esperanza.

El padre de Alex le había heredado la casa, también sus deudas, pero las deudas no eran lo suficientemente pesadaz como lo otro que le había heredado, la culpa. La culpa de no haber podido quitarle el vicio a su padre, y ahora la culpa de no haber hecho nada por encontrar a su madre.

El día seguía su curso, las horas pasaban lentamente, Alex no podía dejar de pensar en la botella que había encontrado y ahora había perdido. Recordó aquella voz atemorizante, recordó la oscuridad, hasta recordó el poste que se atravezó en su camino; lo que no podía recordar por más que le daba vueltas era donde había quedado la botella.

Una vez más calló la oscura noche (¿Por qué será que todo gira alrededor de ella?). Alex no había provado comida desde ayer, la obsesión por recordar alguna pista del paradero de la botella tenía a su mente en un trance, el cual le impedía procesar hasta la función más vital para su cuerpo, que era alimentarse. Sentado en la silla del comedor, quieto como maniquí, observando la pared, tenía la mirada fija, los ojos completamente abiertos, resecos a causa de que había dejado de parpadear. De pronto, un sonido hizo que reaccionara, era un zumbido constante, parecido al que nos queda cuando escuchamos música a todo volumen por mucho tiempo, lo extraño era que solo podía escucharlo con la oreja derecha. Tapó su oído con su mano derecha, lo sacudió, golpeteó su cabeza, pero el sonido no cesaba. Cada vez con más volumen, se hacía más molesto, le estaba taladrando casi literalmente la oreja. Gritó fuertemente pero ni siquiera pudo escuchar su propio alarido de dolor. No pudo más y se desmayó.

Durante su inconciencia el sonido se fue transformando en una imagen borrosa, que poco a poco fue tomando forma, veía a su madre, sí era ella igual que la última vez que la vió, igual de hermosa como la recordaba, igual de triste que esa noche. Iba caminando por la calle, su rostro mostraba dolor, sufrimiento y angustia, seguramente algo había sucedido. Entonces Alex se dió cuenta que lo que estaba viendo en su sueño no era un recuerdo vago y confuso, pudo claramente darse cuenta que estaba viendo a su madre la misma noche que desapareció...

Continuará...

noviembre 15, 2006

Divagueses

Desde el vienes uno de los inges ya no se ha vuelto a parar en la oficina, se está escondiedo por aquello de que el tipo regrese. Me preocupa que el amedrentador ya no siga haciendo sus llamadas amedrentadoras, el teléfono ha estado muy tranquilo, pos luego dicen que después de la calma viene la tempestad, es aquello que me tiene con mello. Igual, de algo nos tenemos que morir xD!

Por ahí leí en una página que Japón por ser de los países más digitalizados, también se ha vuelto de los más fríos, y no hablo del clima, me refiero a que la gente es muy insensible, osea que las emociones como que ya no se les dá. El otro día pude comprenderlo mejor, iba caminando por la calle escuchando música con mi reproductor mp3, completamente metido en mis pensamientos, cuando una vocecita me dijo: -Wey, mira a tu alrededor, mira a la gente-. Le hice caso, fue entonces que vi a varias personas cada una de ellas con sus diferentes reproductores de música, encerrados en su propio mundo, así como yo lo estaba, ignorando a la gente.

El próximo sábado tengo examen acerca de los programas de fomento al comercio exterior. Cierto es que no es difícil, pero la weba siempre me acompaña a la hora de estudiar, igual ya le dí algunas repasadas a los apuntes. Lo que yo quisiera es comenzar a trabajar en una agencia para así aprender mucho más. Siempre se aprende mejor con la práctica.

Mi hija Mine (Jazmín), sigue creciendo, cada día descubre cosas nuevas. Ayer descubrí que tiene el don del liderato porque le dijo a su amiguita: -Heidi, mañana jugamos pero vienes rápido eehh-.

Mi esposa se cortó el pelo y se hizo rayitos. Se ve bien chula la condenadota y nunca me canso de repetirle que su rostro sería genial en comerciales de cremas faciales.

Me he dado cuenta que las estéticas se están volviendo un negocio muy remunerativo pues desde antier me había estado dando vueltas por dos de ellas que están cercas de mi casa pero siempre con mucha gente en la fila de espera. Por cierto, los peluqueros tradicionales están pasando a la história.

Faltan 23 minutos para salir a comer. Aún no se que comida voy a comprar. Mmmm se me antoja un filetito de pescado empanizado.

Ya le dí su primer llegue al chevyto, un picotazo causado por un poste de luz al momento que abría la puerto, cierto es que mi querida esposa me hacia mil y un preguntas por lo cual me distrajo, dice que no pero yo digo que sí, estamos empatados.

Faltan 18 minutos, hay días que se vuelven muuuuuuuuuuuuuuuuuuy laaaaaaaaaaaaaargoooooos.

Ya estoy poniendo puras babosadas mejor aquí le dejo.

noviembre 11, 2006

¿Mi último post?

En mi mente a surgido la duda, una pequeña duda que va creciendo conforme pasan los días. Y esto es gracias a un tipo que ha estado hablando amenazantemente vía telefónica, con una voz media golpeada pues, dijera un albañil voz de hombrecito bien fajado. Dice que le diga a los ingenieros que le paguen lo que le deben porque si no lo hacen que se atengan a las consecuencias. Más claro ni el agua! La última llamada que recuerdo, me dijo: -Mira compadre, diles que ya hemos trepado a varios, que les vamos a mandar tipos de Tijuana para que se los trepen, que no estamos jugando, que paguen!!!-.

¿Pos en qué lío se metieron mis queridos jefes?

Ayer por fin vino el tipo a la oficina, nunca me imaginé que se atreviera a venir pero aquí estubo. Era un gordo de mediana estatura (mas chaparro que yo), cerca de los 50 años. Pero no venía solo, noooo, venía con un guarura, nomás que este guarura no se veía nada atemorizante, ni siquiera rudo, es más pues la mera neta es que me gustó, se veía bien sexy con ese pelo largo y negro, con esas caderas levemente pronunciadas, con esa carita de niña bonita mata pasiones. Adivinaron, no era más que su hija, bueno eso deduje, porque si era su vieja obviamente el buey tiene lana o ella es de las que les encanta del tipo de santa claus!

En fin, para suerte de los ingenieros cuando llegó este tipo no se encontraban (NOTA: Tengo que preguntarles en donde compran sus amuletos). Solamente estaba el contador, tons se fue directito con él y le dijo lo mismo que me dice a mi por teléfono, osea vayanse al primer párrafo de éste post.

Hace rato llamó otra vez preguntando por los ingenieros (por supuesto no estaban), pero ahora la cosa fue contra mí, me dijo: -Mira compadre, mejor no te involucres, pasa los recados-. Y yo le dije pos si les paso los recados, los anoto en un papelito y se los dejo en su escritorio, ya no es mi problema si no los leen. Y tas que me cuelga, pinche ruco jijo de su m.

Pues mis amigos bloguers, solo espero que este cuate sea del tipo "pájaro nalgón", y no del tipo que sale su nombre en las noticias.

P.D. ¿En el cielo habrá interné? Chales sino me voy a aburrir bien gacho!

P.D.2 ¿Qué dice don Satanás? ¿Que tienen Infiernitum de Hellmex? Elevadorista bajan!!!

noviembre 04, 2006

Historia X Capitulo III "El Callejón Oscuro"

Instó a sus piernas a regresarle movilidad, entonces al momento en que daba el primer paso, sintió que una mano lo tomaba por el hombro...

Aaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhh!!!!! Alex soltó un estridente alarido. La tensión era tal que ya no pudo mantener la compostura. Entonces se hechó a correr como loco, tropezando con todo tipo de obstáculos. Pisó una lata de aluminio lo cual causó que resbalara, sin perder el tiempo se incorporó de inmediato para seguir su desesperada carrera, más no tardó mucho en encontrarse en su camino algunas cajas de cartón las cuales provocaron otra caída, una vez más se levantó del suelo dejando atrás el dolor de sus raspones. La adrenalina fluía por todo su cuerpo aumentando la fuerza de sus piernas. Pero el callejón parecía eterno, por más que corría no sentía que avanzaba, parecía estar dando vueltas. ¿Cómo era eso posible si sólo era un callejón de unos cuantos metros? No pudo correr más, jadeante detuvo su acelerado andar, tenía que detenerse para tomar aire. No tardó mucho en escuchar por segunda vez esa temible voz susurrando su nombre...

Aaaaleeeeeeex

Pero Alex ya no tenía fuerzas para seguir corriendo. -¿Quién eres?-. Gritó Alex, más no obtuvo respuesta. Con la poca energía que le quedaba comenzó a caminar lentamente. El callejón no quería dejarlo salir, lo había tomado como su reén. De pronto, se escucharon unos ruidos extraños, constantes, crujientes, ruidos familiares, ruidos comunes, era el sonido de zapatos haciendo contacto con el suelo, los pasos de alguien que se acercaba, alguien que se acercaba a Alex. ¿Sería esa persona la que susurraba el nombre de Alex? ¿Sería también quien lo testereó? ¿Sería una persona? Alex no quería averiguarlo, es por eso que aceleró un poco más su huída. Pero los pasos misteriosos no se quedaron atrás pues se escuchaban también acelerados...TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC... Alex seguía avanzando, hasta que llegó un momento en que ya no podía respirar, el aire a causa de tanto esfuerzo se le había terminado, si no se detenía iba a desmayarse por falta de él, pero los pasos misteriosos no daban pausa...
TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC... Eran cada vez más rápidos... TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC TAC... Entonces Alex sin percatarse de un poste de luz, chocó contra él, estampando su frente fuertemente, dejandolo tirado en el suelo e inconciente.

Pasaron las horas, terminó la noche para dejar salir la luz del sol. Pegando en el rostro los destellos matutinos despertaron al adolorido Alex. Había sobrevivido a su primer reto, había sobrevivido al callejón oscuro. No podía recordar muy bien lo de anoche, solo podía sentir un fuerte dolor en su cabeza, se sentía como si le hubieran pegado con una botella...

-Momento!!! ¿Y dónde está la botella?-.

Continuará...

noviembre 01, 2006

Oscuro Sentimiento

¿Por qué me atraes oscuridad si eres oscura?
Tal vez llena tan llena de basura.
La negra noche, las penumbras, el misterio frío, la amargura.
Todas esas cosas tan oscuras...

¿Por qué me atraes oscuridad si eres oscura?
Tal vez llena tan llena de basura.
Infinito universo, grande muy grande, inmenso,
solo Dios sabe tus secretos,
infundes temor en tus adentros.

¿Por qué me atraes oscuridad si eres oscura?
Tal vez llena tan llena de basura.
La sociedad me grita con su silencio,
dicen mi nombre con sus pensamientos,
mi nombre es aquel que lleva el viento,
mi nombre es aquel que tu llevas dentro,
mi nombre es negro, sombra, oscuro sentimiento.

¿Por qué me atraes oscuridad si eres oscura?
Tal vez llena tan llena de basura.
Si alguna vez has escuchado,
los sonidos más escalofriantes,
los sonidos oscuros de tus sentimientos,
entonces tú sabes que es lo que siento,
cuando cae la noche en el paisaje.

¿Por qué me atraes oscuridad si eres oscura?
Tal vez llena tan llena de basura,
pero quien dice que la basura es repugnante,
debe darse cuenta que no es cierto,
en el mundo hay cosas más repugnantes,
como el negarle a un niño sus alimentos.

Es por eso que cuando cae la noche yo me arrepiento,
la oscuridad me recuerda mis remordimientos,
el no hacer nada por los demás,
hace que nuestro mundo gire hacia atrás.

¿Por qué me atraes oscuridad si eres oscura?
Mas no estás llena de basura,
ahora sé que lo repugnante,
sigue siendo el hombre y su ambición constante.

LeMoN