diciembre 07, 2006

Mentiroso Mentiroso

Sentado en mi escritorio, sin nada que hacer, se acerca el nuevo chofer de tractocamion que contrató don Barbas. Entonces me comienza a contar que el estuvo estudiando sicología en la Universidad de Colima. Su tésis había consistido en analizar a uno de los presos del CERESO. no recuerdo muy bien todo lo que me contó acerca de eso, pero lo que si les puedo asegurar es que fue muy convincente. Yo le dije que porque no había continuado con su carrera y me dijo que no había encontrado trabajo, que como su papá era dueño de unos tractocamiones es por eso que él se había enseñado a conducirlos. Que les puedo decir, hasta el momento no tenía duda de que decía la verdad, les vuelvo a repetir, es un tipo de muchas palabras, por decirlo así.

Pasaron los días y me entero por pláticas de otros choferes que, Adolfo el chofer sicólogo, había trabajado en una funeraría. Entonces yo que no tenía nada mejor que hacer, le pregunto a Adolfo para saciar mi curiosidad. Efectivamente Adolfo me platicó algunas anécdotas acerca de los muertitos, de como los tenían que arreglar, transportar, y algunos etc que no recuerdo. Hubo una ocasión en que tenía que sacar a una muchacha por un corredor tan estrecho que se la tubo que acomodar en su espalda de manera que pudiera pasar. En otra ocasión había que transportar a un muertito a otro estado de la república, como tardó mucho el viaje y hacía calor, el muertito empezó a despedir olores muy fétidos.

Todo creíble pensaba yo, hasta que otro día cuando estabamos todos platicando, nos comenzó a contar otra de sus anécdotas de muertitos. Nos platicó de un accidente en que murió un jóven que estaba casado, murió por un fuerte golpe enla cabeza causado por el impacto del coche al estrellarse en una barda fuera del camino. Dicen que cuando el muertito está bien tieso hay que hablarles por su nombre para que se hablanden y así acomodar su cuerpo para recostarlos en el ataúd y no queden todos enroscados como un camarón. Bueno pues Adolfo nos contó que estaba muy tieso y enroscado, entonces tubieron que hablar con su esposa porque tenía que platicarle para que se hablandara el cuerpo, los de la funeraria pensban que al escuchar la voz de su mujer sería más sencillo para la poca conciencia que le quedaba al cuerpo reconocerla. Adolfo dijo que la mujer accedió, que le estaba hablando por su nombre, le decía; Carlitos, papasito por favor acomodate para que te puedan guardar en el ataúd, y que el muertito reaccionó de muy buena manera, de tan buena manera que su pene también reconoció la voz de esa mujer, así como se imaginan, el muertito tubo una erección. Entonces todos los que escuchabamos a Adolfo soltamos la carcajada. Yo hasta la fecha no he podido preguntarle a algún médico si eso es posible.

Pasaron las semanas, todo tranquilo hasta que Adolfo en una de nuestras juntas matutinas sacó el tema de el kick boxing, ahora resultó que él había sido luchador de kick boxing, pero no cualquier luchador sino de los mejores, que había ido a competir en un torneo internacional, que un gringo lo había hecho enojar y que le metió una santa madriza, etc etc.

Desde ese momento estaba yo seguro que Adolfo no era mas que un mentiroso, y es que ya tenía la duda de si había sido, psicólogo o había trbajado en una funeraria, pero no me gusta quitarle el crédito a la gente hasta estar seguro de que es una verdadera farsa. Adolfo es un caso muy especial diría yo, dice mentiras, muuuuchas mentiras, no es suficiente con engañar a cuanto se le pone en frente sino que también logra engañarse a sí mismo. Su mentira es tan dedicada, tan ensu papel que se la crees, y él se la cree. Además tiene una respuesta para cualquier duda que le plantees.

A lo largo de los meses que conocí a Adolfo, él siguió diciendo más y más mentiras, pero ya nadie se las creíamos, la palabra de Adolfo era desechable por así decirlo. Logró entrar de chofer a base de mentiras, pues núnca había menejado un tractocamión, se enseñó o le enseñaron ahí mismo, en la empresa.

Si yo fuera productor de películas, ya hubiera contratado a Adolfo, sería un exelente actor. El papel que le pusiera seguro lo sabría inventar, es más, hasta la contratación de guionistas me ahorraría con Adolfo, pues el inventa los suyos a la perfección. Que lástima que nadie explote ese don que tiene!!!

P.D. Soy un famoso productor de películas, entre las más prestigiadas están: Jurassic Park, Titanic, Lo que el viento se llevó, El Señor de los Anillos.............. (ñ_ñ)

3 comentarios:

Romina Power dijo...

Pues a veces es curioso e interesante escuchar las historias de las personas porque entre más hablan más hilo encuentran, pero como dices tambien, no son muy de fiar, llegan a cansar sus historias, claro, a menos que sea todo un erudito (asi se escribe?)

Cuidese, saludotes =D

Sandra Becerril dijo...

Yo quiero que me contrate a mi para hacerle un guión jajajajaja

besos

Kix dijo...

Pasando a dejar saludines!!