enero 15, 2007

La Verdad

Tenía varios meses que no lo recordaba. ¿Cómo es posible que se me haya olvidado? Lo cierto es que nunca se fue, siempre estuvo escondido esperando que un momento de debilidad me acorralara. Mi primer post al comenzar éste blog se trató de eso. Lo curioso es que no tuve el valor de etiquetar ese post de otra etiqueta que no fuera "Filosofando", como queriendo evitar que los que lo leyeran lo tomaran en serio. Pero ésta vez haré lo correcto, etiquetaré éste post dentro de mis anécdotas, por supuesto tomando el riesgo de ser tachado de mentiroso, loco o lo que se me acomode. No me importa ya. Actualmente siento que puedo expresar mejor lo que me sucede.

Ayer pudiera haber sido un domingo cualquiera. No fue así porque pude recordar lo que no quería recordar. Era ya algo tarde, como siempre acostumbro ver televisión hasta ya entrada la noche. La película ya la había visto, sin nada más interesante que ver, no le cambié de canal. Mi hija y mi esposa ya habían perdido la batalla ante sus respectivas camas, dormidas estaban. Yo, me defendía con mi mejor armamento, nunca me ha gustado ver incompleta una película. Más tarde sucedió lo que tenía que suceder, la película finalizó. Apagué la luz y la televisión disponiéndome a alcanzar a mis chicas en el mundo de los sueños.

Me recosté boca abajo, cerré los ojos y respiré profundamente. Esa es mi rutina a la hora de adentrarme en eso que se conoce como descanso. Pero no podía dormir. Inevitablemente abrí los ojos. Me encontraba pensando una vez más en eso que me atormenta. Miraba hacía la ventana de mi cuarto y parecía que la poca luz que dejaba pasar por sus cortinas me hipnotizaba para hacerme recordar. ¡Recordar! ¡¿Por qué?! ¡¿Por qué tengo que recordar?! Soy tan, tan, tan normal cuando no lo recuerdo, que hasta logro ser feliz por algún tiempo, o eso creo.

Lo que me atormenta, lo que me estresa, lo que me incomoda, lo que me carcome por dentro y me corroe las entrañas, es el gran misterio de quien... ¿Quién fregados soy yo? ¿Por qué siento que no soy normal? ¿Por qué mi conciencia no es inconsciente? ¿Por qué debo sentirla, palparla, olerla? Se supone que soy un humano igual que cualquier otro, que su conciencia no debe existir como una sola sino mezclada con las otras. Debería ser una gota mas, adherida a la corriente del arroyo, que se deja llevar, arrastrar como todas las demás. Y es que el que lea ésto dudo mucho que me comprenda, si me comprendiera, sería yo el primero en enterarme, tendríamos una conexión mental, estaríamos en el mismo plano, pensaríamos lo mismo, seríamos uno. Y entonces volvemos a lo mismo. ¿Que tal si ya somos uno? ¿Que tal si desde que tengo conciencia ya estamos conectados mentalmente? ¿Que tal si somos muchos en uno que al mismo tiempo somos el yo? Ya se, suena muy enredoso, por eso les dije, dudo mucho que me comprendan. Imaginen lo que es para mí, es completamente frustrante!

Me he formado muchas teorías, una de ellas es que yo soy mi propio creador, no significa que sea Dios ni mucho menos, sino algo así como que yo decidí meterme a existir de ésta manera, olvidando lo que soy, tal vez para desaburrirme o simplemente experimentar, supongo que terminará mi experiencia cuando termine mi vida, cuando muera. ¿Que si he pensado en matarme? Claro, siempre ha sido la opción más viable para saber la verdad, para despertar de este "sueño en vida", de ésta "realidad virtual". Lo malo es que creo que yo mismo me agregué una gran barrera que me lo impide, la cobardía, soy muy cobarde como para terminar con mi vida. ¿Que tal si por suicidarme me voy al infierno? ¿Qué tal que si existe ese castigo para los que cometen ese pecado? Son esas y más preguntas que mi virtud de ser cobarde me hace cuestionar. Y digo virtud en sentido sarcástico porque me imagino que mi yo creador hubiera querido experimentar la vida hasta su fin natural, sin finalizaciones anticipadas. Total es sólo una teoría.

Aunque creo que no quise dejarme tan indefenso y planté algunas pistas. Pistas que encuentro en las películas, pistas que son fácilmente detectables en la categoría que más me agrada, la ciencia ficción. En fin, no quiero convencer a nadie de que me crea, porque ni yo se lo que tengo que creer. Más de alguna persona digerirá ésto como algo normal, que estoy depre, que estoy drogado, que soy un loco más en éste mundo, que quiero llamar la atención como cualquier otro bloguer. Ojalá pudiera ser uno de ustedes, ser "normal", dejarme llevar por el arroyo. Desearía ser como ustedes para no sentir miedo y todo lo demás que siento. ¿Sentir? Tal vez esa es la finalidad de mi estancia en ésta vida semi-humana, sentir, debo sentir, tal vez antes no podía sentir.

Sólo estoy seguro de una cosa, que algún día sabré la verdad. Eso es lo único de lo que puedo estar seguro. No se si será bueno o malo, solo se que será.

Mi querido lector, no te molestes en dejar comentario pues sé que no sabrás ni que decir. No estoy jugando con tu mente, no estoy utilizando psicología inversa, no necesitas dejar comentario. Que tonto soy, aquí tengo la opción de bloquearlos. Creo que era el destino, no debía escribir éste post hasta haber migrado mi blog al nuevo blogger y tener la opción de bloqueo. ¿Destino? ¡Siempre he creído en el destino!

¿Y para qué me sirvió entonces escribir éste post si no voy a permitir comentarios? Simplemente para desahogarme, créanme si les digo que ya me siento mucho mejor, por ahora. Y tal vez también me sirve para ir haciendo anotaciones las cuales me ayuden medianamente a descifrar éste misterioso destino que año con año parece menos lejano. De momento yo seguiré siendo un ser viviente, un ser humano con todo y lo que eso conlleva. Simplemente seguiré mirando el futuro y lo que acontesca en mi fugaz existencia.

Mi sentido de curiosidad me ha secuestrado, no me ha dejado bloquear los comentarios. ¡Qué mas da!

7 comentarios:

PeLmAz dijo...

ok yo pienso ke todos tenemos que experimentar esta realidad fia y cruda para algun dia reencarnar y asi asta que nos ganemos algo como el cielo o algo asi un lugar donde cada kien sea como se desea como si se viviera dentro de otra realidad la insertidumbre no es covardia es simplemente resultado de nuestra consiensia el ser covarde esta solo en esta realidad en la siguiente no abra temor ni miedo pero el matarse nos puede aser perder o tardernos mas en alcansar el cielo

Sandra Becerril dijo...

Creo que los blogs también sirven para eso, para desahogarse, no todo el tiempo podemos escribir sin meter algo de nuestras vidas y lo que sentimos...

besos

YuguruNa dijo...

Leo mucha vanidad, demasiada vanidad y egocentrismo, sin embargo quien ha dicho que la vanidad sea un defecto... Soy el lobo, el cordero y el humano, soy todo lo que existe y el motivo de la existencía y aun así nunca la podré comprender.

Suerte.

El Enigma dijo...

... tarde que temprano vertimos algo de nosotros, de menos, nuestro pensar.

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Kare dijo...

Se es lo que se es...
Habemos muchos despistados. Cada uno con sus teorías y sus preguntas, hay quien elije seguir a los demas, y quien decide ser a pesar de las torturas, porque ahh que cabrona es la mente.
Mi àcido amigo, yo nomas paso a saludar, lo dejo con sus reflexiones

lemon dijo...

pelmaz:
Así es la realidad es fría y cruda, ojalá pudiera sentirme parte de ella.

Sandra:
Mi blog está lleno de partes de mi vida, el problema es que ese oyo negro sigue creciendo, no se sime explique, en fin.

yuguruna:
vanidad, egocentrismo, esos eran otros de los motivos que me habían detenido para no postear todo lo que escribí en este post.

enigma:
me parece que eso mismo he estado haciendo desde que comencé éste post, pero nunca antes había vertido ésta parte de mi pensamiento.

kare:
lo malo es que las reflexiones sólo son simple humo, no me dicen nada concreto.

Me he desahogado escribiendo éste post sacado de lo más profundo de mis entrañas, pero temo que al leer sus comentarios regreso a percibir el mismo miedo que he estado sintiendo, miedo a lo desconocido, miedo a la soledad. Es cierto tengo familia, amistades, salud, amor. Es que no dejo de sentir que ésta vida es sólo un triste cigarro que debo disfrutar mientras dure, porque acabandose ya no tendré nada que fumar...

Sandra Becerril dijo...

Nomás vine a desearte una excelente semana

besos!